Fragmento de San Borondón, una isla llena de misterios

Finalmente, tras muchas islas

pobladas por demonios,

gatos y serpientes de mar,

dragones y buitres,

llegaron a San Borondón,

la isla que describió San Barindo.


Supieron que era la isla que buscaban

porque apareció de la nada, de repente,

envuelta en bruma y niebla.